Que duda cabe que la corrección del texto de nuestra obra, es un paso igual o casi diría que más importante que el de la propia escritura, ya que sin ella, las emociones que hemos ido depositando entre las páginas, con todo nuestro esfuerzo, cariño y dedicación, durante el largo periodo de creación, podrían quedar ocultas y no llegar al lector.

Al margen del nivel de escritura que tengamos, toda obra ha de ser corregida por alguien experto que no sea el propio autor. Todavía recuerdo cuando envié uno de mis primeros relatos a un corrector profesional, pensando que estaba perfecto, y la cara que se me quedó al ver el resultado y darme cuenta de que estaba muy equivocado. De que saber escribir y escribir bien son dos conceptos muy diferentes. Una buena corrección para un producto final óptimo es esencial, ya no solo por la dignidad de la obra y la nuestra como escritores, sino también y en mi opinión principalmente por respeto al lector. Por no hablar de que cualquier texto que no esté debidamente corregido, será rechazado rotundamente por cualquier editorial, agente literario o concurso al que lo queramos enviar. Con esto no quiero decir que después de este proceso de puesta a punto nuestra historia vaya a ser un éxito asegurado, pero te garantizo que tu obra después de una corrección profesional exhaustiva gozará de todas las oportunidades que se le presenten para que sea un éxito.

Refiriéndonos también a la calidad literaria y analizando el mercado, hoy en día, vista la afluencia de títulos y novelas que se publican a la hora, si el contenido de nuestro libro no goza de cierto temperamento, y no está correctamente presentado, simplemente estaremos perdiendo el tiempo. Una bonita portada y una sinopsis estudiada pueden hacerte vender unos pocos ejemplares, pero esto durará muy poco, ya que tanto en la sociedad como en la red, nada se expande tan rápido como la mala reputación. Si tu texto contiene erratas, no solo ortográficas sino también de estilo, de estructura, falta de intensidad (falta de punch), de alma, de coherencia, etcétera, siento decirte que; por mucho cariño y aprecio que le tengas a tu obra, esta no llegará a ninguna parte.

Si realmente quieres que la gente disfrute y hable de tu historia, que tus pensamientos se difundan, que aquello que llevas dentro llegue a todo el mundo, tu libro, entre las tapas de la cubierta tendrá que guardar algo muy especial y sobre todo, estar perfectamente representado. Tu obra ha de brillar y guardar excelencia para llamar la atención del público, pero sobre todo para que después de que haya sido leída, la esencia de tu trabajo se haga viral. De no ser así, tu libro, en pocas semanas, acabará de canto en la estantería mas recóndita de alguna librería, o cayendo al vacío del olvido en internet.

Y como amo la literatura y siento vocacional ayudar a los demás, decidí crear este espacio para que esto no suceda. Para que tu novela se mantenga a flote, prospere y llegue a buen puerto.
El tipo de correcciones a elegir serían dos.

LA CORRECCIÓN ORTOTIPOGRÁFICA Y DE ESTILO

Esta es una corrección básica, que recomiendo a todo el mundo que aspire a publicar su obra, pero más enfocada a aquellos escritores avanzados, que ya tienen una dilatada experiencia, conocen perfectamente su estilo literario, controlan las diferentes voces narrativas, formas de estructurar la historia, darle el ritmo adecuado a cada sección de la novela, construcción de diálogos, creación de ambientes y personajes, etcétera. En definitiva, para aquellos que tengan un alto conocimiento de sus recursos personales a la hora de escribir.

No por ello menos importante, ya que, por muy buenos escritores que seamos, nuestros ojos al autocorregirnos, siempre tenderán a pasar por la misma piedra y no veremos los baches que hay alrededor y que perjudicarán el resultado final de todo nuestro trabajo.

En ella se subsanarán todas las faltas ortográficas, palabras no acentuadas o acentuadas indebidamente, el uso correcto de las comillas y cursivas, abreviaturas, guiones y demás signos ortográficos, y toda señalización correcta pero inapropiada que pudiera alterar el sentido lógico o pretendido del enunciado. Después, en la fase dedicada más al estilo, trataremos los pleonasmos y las redundancias (esas repeticiones cansinas e innecesarias que apelmazan la lectura). Las cacofonías, sonorabilidad, armonía y melodía de nuestro texto. Errores de concordancia entre medidas como; espacio, tiempo, género, etcétera. Mal uso de los tiempos verbales. Detección de coletillas (muletillas) y malos hábitos en el estilo. Estructura de las frases. Y muchas acciones más que mejorarán el doble fondo de nuestro texto, y la estética a primera vista. La cara pulida y adecuada que dará la bienvenida al lector para que quiera ir descubriendo.

LA CORRECCIÓN PREMIUM COMPLETA Y PERSONALIZADA

Este es un servicio especial, el cual está más enfocado para aquellos escritores nóveles o no tan experimentados que carecen de todos los recursos y técnicas arriba mencionados. Aunque también la recomiendo para aquellos escritores avanzados que en busca de la perfección, quieran exprimir las posibilidades al máximo e indagar más allá de los límites. «Nunca dejamos de aprender y nunca sabemos lo que nos podemos encontrar».

En esta corrección, aparte del ámbito ortotipográfico y de estilo, que por supuesto quedará completamente resuelto, mi trabajo consistirá en hacer que tus propias frases se hagan más fuertes y que tus silencios cobren vida. Contribuir a llevar tu propio estilo y escritura a un nivel superior para que tu obra deslumbre como se merece. Este será un proceso en el que los dos aprenderemos juntos a ensalzar el mensaje oculto de tus entrelíneas, mejorar las estructuras del fondo de la historia, aportar magia al texto y a darle excelencia a lo intangible, a darle vida a aquello que no se ve, pero que sin duda los lectores sentirán. Ha reforzar todos los puntos débiles y darle mayor intensidad a las escenas emocionantes. Ha resaltar los sentimientos que tocarán la fibra. A suprimir todo aquello que no sea realmente imprescindible. A que tu obra mantenga la atención del lector desde el principio hasta el final. A quitar la cascara y la piel, y dejar solo la pulpa que iluminará y hará irresistible tu historia. A encontrar todo aquello que sea positivo y llene de luz el resultado final de tu libro.

Y todo ello sin trastocar tu estilo personal. Es como si yo me metiera dentro de ti y desde ahí comenzara a trabajar, para que tu obra luzca y se expanda entre todas la miradas. Para que en vez de defraudarlas... se enamoren de lo que escribes.

Una vez corregida la obra te ayudamos gratuitamente a publicarla en las principales plataformas digitales.

“No hay método, fórmula ni técnica, la corrección es un arte”

Al margen de los años de estudio e investigación, para certificarte mi servicio, y acercarte mi relación con el mundo de la corrección literaria, te contaré lo que me sucedió con mi primera novela.

Cuando estaba terminando de escribir a «Louise», (mi obra principal), a causa de un error informático, perdí el final de la historia. Debido al shock emocional, estuve diez meses sin poder acercarme a un teclado.

Cuando decidí volver a asumir el reto y empezar a escribir el nuevo final, sucedió algo muy extraño. Resulta que, a consecuencia del impacto psicológico de la perdida, no podía evaluar lo que escribía. Solo me pasaba con ese trozo. Cogía otro texto, un relato, algún fragmento de mi próximo libro y no tenía problemas para corregirlo o mejorarlo, pero cuando quería trabajar el nuevo final no podía evaluarlo. Tuve que escribirlo a ciegas. Como si Fernando Alonso diera una vuelta a un circuito y después tuviera que hacer el mismo tiempo con los ojos vendados. Como hacer un puzle sin poder ver las fichas. Este desastroso inconveniente, esta dificultad añadida que me puso a prueba más allá de mis límites, hizo que al final el resultado fuera mucho más grande de lo que jamás hubiera imaginado.

Todo llegó con una fuerza y una pasión desconocida para mí hasta entonces. Y había algo más. Este duro proceso que duró meses, en los que buscaba día y noche la mejor solución para cada línea, en los que me sumergí hasta lo más hondo de mis capacidades intentando mejorar aquello que había perdido, al tiempo, me enseñó a ver errores en la escritura a una profundidad que antes no alcanzaba. Me enseñó a ver donde antes no veía. Prueba de ello, que después de terminar la novela, se la entregué a un corrector profesional consagrado y docente de universidad con un doctorado en filosofía y letras, y a pesar de su experiencia, y de que hizo un gran trabajo, tuve que poner todo de mi parte para llegar a donde quería.

Cuando terminamos (según él) de corregir mi novela, dejé que diferentes personas leyeran la historia y, analizando sus opiniones y sus silencios, me di cuenta de que algo no iba bien. Llegaban a ciertas partes del libro y la trama se enfriaba, o se hacía pesada y aburrida. Aquí es donde tuve que sacar esa nueva visión de afrontar los textos que había adquirido. Al ponerme frente a las páginas empecé a detectar de forma nítida todo aquello que realmente merecía la pena, a desechar lo que verdaderamente no tuviera la fuerza y la calidad suficientes para formar parte de la historia. A escuchar los gritos y las exigencias más caprichosas del texto. Suprimí más de 180 páginas. Las historias de dos personajes y dos subtramas completas. Puse alma y corazón en aquellos puntos que bajaba la intensidad. Corregí centenares de faltas que se habían quedado sin solventar. Invertí horas y horas intentando darle a la obra esa cota que siempre había soñado y que sentía que no se había luchado del todo por alcanzar. Sensaciones que todavía se habían quedado atrapadas, en el doble fondo del texto... Y yo, amaba mi obra, pero sobre todo amo al lector y quiero que lo que le llegue sea lo que se merece. Mi mente nunca descansa por mejorar lo presente hasta conseguir lo deseado y, con un trabajo incesante, lleno de fe y voluntad, conseguí que mi libro, después de casi cinco años de trabajo en total, fuera esa pulpa que yo quería entregar al público.

Esa historia, con esa intensidad, que hace que tu obra sea leída con entusiasmo.

Y para eso nació esta propuesta. Para que no te ocurra lo que me pasó a mí. Para que nadie deje tu obra a medias. Para compartir contigo ese afán por perfeccionar y que tu obra sea la máxima expresión de tu obra. Indagando hasta el ultimo recurso. Tratando tu manuscrito con el máximo cuidado, mimo y esquisitez. Buscando hasta el más mínimo detalle en el rincón más recóndito. Que tu obra sea la mejor versión de la que pueda llegar a ser. Que el resultado final de tu trabajo sea impecable. Por supuesto, siempre, después de que todo cambio, propuesta o mejora, haya sido aceptada por tu parte.

Respetando al máximo tu estilo y forma de escribir.

MÉTODO DE TRABAJO

1. En primer lugar, puedes enviarme una o dos páginas de tu libro, artículo o relato, para que veas mi forma de trabajar tus textos.

2. El segundo paso sería enviarme la obra completa, para evaluar el tipo de corrección que requiera la historia, analizar tu estilo como autor, la complejidad de la corrección y la estructura de la obra.

3. El tercer paso sería seccionar la historia en diferentes bloques para así poder trabajarlos independientemente. A continuación el desarrollo es muy sencillo. Corregiría el primer bloque, te lo envío para que veas los cambios, aceptas aquellos con los que estés de acuerdo y te parezcan favorables, me devuelves el archivo para que termine de revisarlo y adaptarlo, y a por el segundo bloque… así sucesivamente hasta dejar tu obra lista para publicar.

TARIFAS Y PRECIOS

El precio de las correcciones se aplicará según la extensión, dificultad y situación económica de quien contrate el servicio. Lo principal es mostrar parte del trabajo, para poder hacer un presupuesto y llegar a un acuerdo, adecuado para las dos partes.

TIPOS DE DOCUMENTOS

Los archivos deberán entregarse en formato word, open office o similares (nunca en PDF).

Tamaño de página DIN A4, letra Times New Roman 12 e interlineado doble o 1.5.

Acepto relatos, cuentos, ensayos, tesis, discursos para conferencias, trabajos de fin de carrera, guías de viaje, guiones y novelas (que no excedan de las 800 páginas).

CITA

«Son muchas las veces y las distintas personas, que me hicieron esta pregunta, durante los catorce largos y complicados meses, que duró la corrección de mi primer libro «Louise»; «Pero… ¿vas a seguir corrigiendo el libro? Así no vas a terminarlo nunca». La amenaza de lo indefinido asusta. Pero… cuando uno sabe lo que quiere y cómo lo quiere, esa duda no existe, solo el deseo y el afán por llegar a tal punto. Un punto en el que sin duda tarde o temprano me hallo, como ahora»

Ander García Martinez

TAMBIÉN OFRECEMOS
INFORMES DE LECTURA
1€ POR PÁGINA

DESCUENTO DE 10%
PARA CLIENTES HABITUALES

Escríbeme. Cuéntame cuál es tu caso. Estoy abierto a resolver todo tipo de dudas y a que sigamos aprendiendo juntos.

Rellena el formulario para solicitar un presupuesto sin compromiso.

Para poder realizar un presupuesto más ajustado puedes adjuntar las primeras páginas (min 5) o el primer capítulo de tu obra para que pueda analizar el texto.

Recuerda solo archivos (.doc, .docx, .otf, .odt, .txt, .rtf).

Aviso: Si no recibes mi respuesta en 48h revisa tu bandeja de correo no deseado.