La portada

     Llegó el momento de trabajar en la portada. Teníamos muchas ideas pero ninguna pesaba lo suficiente. Un proceso decisivo en el que el resultado, al principio, siempre se sitúa en un lejano horizonte donde parece no haber nada. Hasta que poco a poco, paso a paso, día tras día y con un trabajo minucioso de todo el equipo de diseño, esas ideas que flotaban en lo más profundo de nuestras mentes... se fueron transformando, adoptando forma, convirtiéndose en aquello que deseábamos. Una fase preciosa, artística y muy complicada, en la que teníamos que escoger la cara de Louise, el rostro, el semblante, la faz, una simple imagen... que tenía que representar toda mi vida. 

y nacieron gemelos...

COMENTARIOS

Deja un comentario