Ten cuidado con él...

  Parecen normales pero no lo son, aunque te los puedes encontrar en cualquier lugar. Seguramente se acercarán con alguna gracieta. Simulando rasgos de una amistad que se han inventado. Se acercará cada vez más camuflando por completo su verdadero propósito. De vez en cuando te mirará a los ojos, necesita del contacto directo para llevar a cabo su plan. Te sigue hablando fuerte y a la oreja. Está a un palmo. Aléjate de él cuanto antes, hazme caso y no mires atrás. No te enfrentes, le darás todo lo que quiere. Sal de ahí corriendo porque se llevará lo más preciado. Y te lo digo porque lo que tienes al lado no es tu amigo… es un vampiro y te está robando la energía.

 

 

 

Por Ander García Martinez

COMENTARIOS

Deja un comentario