La constelación

Pedro y Juan estaban sentados en el porche mirando al cielo de la noche. Pedro era un auténtico soñador, de esos que con mucho esfuerzo de vez en cuando atrapaban alguna estrella y se la metían en el bolsillo, sin embargo Juan..

    —Mira, ves allí arriba, esa es la Osa Mayor, también conocida como “El carro mayor”. Por su posición se puede ver durante todo el año desde el hemisferio norte.

    —¿Y por qué se llama así? preguntó Juan, dándole un meneo a la bolsa para asegurase de que todavía le quedaban bastantes kikos.

    —Porque si trazamos una línea entre las posiciones de las estrellas aparece un carro dibujado en el cielo. Y aquella… ¿ves aquella? Aquella es Orión. “El cazador” puede verse en el cielo nocturno hasta mediados de abril. “Rigel” es su estrella más brillante y es la más conocida de todas.

    —Ya…

    —Y mira, ¿ves aquella otra? Es Tauro. La constelación de la lucha. Es una de las…

    —Aha...—le respondió Juan, mientras buscaba desesperado el último kiko en el fondo de la bolsa.

 

 

 

Por Ander García Martinez

 

         Descubrir mis novelas

COMENTARIOS

Deja un comentario